Categoría:

LAS CESÁREAS

Entre depredadores y carroñeros

Por : El Iconoclasta

La práctica de la medicina de hoy está llena de depredadores ( las clínicas ) y de carroñeros (los médicos). Me van a perdonar que no los cite por sus nombres porque me faltaría pulso, olfato y tinta para nombrarlos a todos ( de por sí innombrables ). Sin generalizaciones por supuesto. Si no me enjuician y me meten preso.

Es triste decirlo, pero en todas las clínicas privadas, embarazada que va por un parto normal es sometida inmisericordemente a la práctica deleznable de las cesáreas. “ el bebé está atravesado “, “ es primeriza ( quien no es primeriza ), “ está demasiado contrecha “, “ tiene el útero delicado “ , son algunas de las razones, por lo general falsas, que esgrimen los médicos para someterlas a una operación absurda e innecesaria.

Saben ¿ por qué ?. Porque un trabajo de parto normal puede durar más de un día. En ese mismo lapso de tiempo, un médico ( carroñero ) puede programar varias cesáreas. Ese es el vil negocio. La rentabilidad pura ( cochina por supuesto ) para depredadores y carroñeros. Esta práctica de cesáreas injustificadas pone en riesgo, a diario, la vida de miles de mujeres y a sus bebes. Eso, sin contar con la insana costumbre de mandarlas hacerse un rosario de costosísimos exámenes médicos sólo con la finalidad de sacarles más plata. Una carnicería económica a todas luces repulsiva carajo.

La OMS ( Organización Mundial de la Salud ) sentencia que no existe justificación alguna para que un país tenga más del 15 % de cesáreas. En el Perú, en cambio, de cada 100 mujeres 90 son sometidas a cesáreas en las clínicas privadas. Por eso es que el pesimismo y la depresión de los peruanos son de muy buena calidad. Optima diría yo.

Y, no volveré a repetir lo de “ depredadores y carroñeros “ porque más de uno puede pensar que tengo pobreza de vocabulario ( lo que es verdad ) o que soy un estúpido columnista ( que también ).

Pero heme aquí escribiendo en gerundio sobre el asqueroso negocio de las cesáreas y ustedes ahí ( tercos como siempre ) leyéndome sobre él con desasosiego.

Sea como fuere, yo en lo particular, jamás permitiré que las circunstancias y estas prácticas abominables me violen y me falsifiquen. Por lo menos estoy dispuesto a dejar la piel en el intento

¡Estas son las últimas Noticias Destacadas!
¡Noticias Locales Destacadas!
¡Noticias Regionales Destacadas!
¡Noticias Nacionales Destacadas!
¡Noticias Destacadas de Economía!
¡Otras Noticias Destacadas!
¡Caricaturas, Fotos, Infografías y Vídeos Destacados!