La prostitución del César

Por: El Iconoclasta

La mayor parte de los seres humanos encontramos con facilidad justificaciones para cada uno de los actos de nuestras vidas, por crudas o miserables que éstas sean. Empero, lo que tú, César Reyes Peña, estás haciendo con los Honoris Causa de la Universidad de todos los piuranos no tiene justificación alguna. Tú, has prostituido la razón de ser de los Honoris Causa. Un Honoris Causa es un título honorífico, generalmente, para personas excelsas, pero tú los otorgas como que si nada. “Ad infinitum “. Como quien reparte papel higiénico. Así, le quitas el valor intrínseco que aquellos tienen.

Tú, César Reyes Peña, hace ya mucho tiempo, te has convertido en el agujero indiscutible de la razón en pugna con la sinrazón. Tú mismo eres una sinrazón. Hace tiempo has perdido contacto real con lo que se llama una vida digna. Tú y todo ese grupito de personas que manejan, a su antojo, los dineros de la universidad, son como aquellos parásitos y gusanos de la fauna que se nutren entre ellos mismos intercambiando vanidades, prebendas y favores. Sobre todo entre prevaricadores jueces y fiscales que son un asco.

Pero tú haces todo eso porque eres un cínico, prepotente, bruto y expeditivo. Mantienes tu imperio en base a las dádivas (con algunos) y a las amenazas contra aquellos que osen atentar contra tu establishment. Maquiavelo te ha quedado chiquito. Pero yo no te tengo miedo ni te lo tendré jamás. Yo me zurro en ti. Me vengo en ti y me orino en ti.

Tú, jamás has podido hacerle tanto daño a la UNP sin habérselo hecho a Piura. Tú, crees que lo que haces jamás tendrá castigo. Pues te equivocas. La justicia tarda pero llega. Tú, te crees el intocable. Te crees un poderoso y, en verdad, parece que así lo fuera. Porque que, aquí en Piura, desde el gobernador pasando por los alcaldes, autoridades y los candidatos a las elecciones, todos, pero todos, quieren tomarse una foto contigo, estrecharte la mano y hacerte la venia. Esta gente no tiene dignidad, ni vergüenza ni cuajo. Un poco más y te besan el culo. Eso es no tener sangre en la cara.

Tú, sólo inspiras, en mí, el más absoluto desprecio. Cada vez que tiro una colilla de Marlboro a la basura, como por encanto, se me viene a la imaginación tu aborrecible rostro. Pero, déjame decirte algo Cesarín, aquí entre nos, entre yuntas: “mi consuelo es que, cuando me vaya de este mundo y, forme mi fila para entrar al infierno (porque ese es mi destino) regrese a mirar hacia atrás y te vea detrás mío en la cola “. Ese es mi consuelo.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Piura News.

¡Estas son las últimas Noticias Destacadas!
¡Noticias Locales Destacadas!
¡Noticias Regionales Destacadas!
¡Noticias Nacionales Destacadas!
¡Noticias Destacadas de Economía!
¡Otras Noticias Destacadas!
¡Caricaturas, Fotos, Infografías y Vídeos Destacados!