Por: Edgardo Navarro Temoche Director de Piura News. 

Estuve la semana del 10 al 16 de julio en Quito la hermosa y cosmopolita capital del Ecuador, mi viaje fue por vía terrestre Piura/Machala y Machala/Quito dieciséis horas de viaje en bus recorrido en magnificas carreteras en ciertos tramos de dos y cuatros carriles, un viaje confortable y acogedor que termino en La Terminal Terrestre Quitumbe la principal estación de autobuses de transporte interprovincial en la ciudad de Quito. Al Terminal Quitumbe llegan 89 operadoras de transporte interprovincial que, en su mayoría, prestan el servicio de transporte a todas provincias del Ecuador. Imaginaba utópicamente cuando Piura tendrá un terminal terrestre de la magnitud de Quitumbe, el cual de ser realidad crearía un clúster de trasportes ordenado y rápido que descongestionaría nuestro hoy desordenado y caótico centro de Piura. Luego de llegar al terminal enrumbe al Valle de los Chillos (o valle del Quinde) una región de tierras cálidas ubicada en la parte sur oriental de la Ciudad de Quito en su interior alberga a la ciudad dormitorio más poblada del Distrito Metropolitano de Quito, además de albergar al cantón Rumiñahui con su capital Sangolquí. Aquí estuve alojado durante toda mi estadía en Quito.

Luego de un plácido y reponedor descanso enrumbe a conocer mi primera parada turística La Ciudad Mitad del Mundo, situada en la parroquia de San Antonio del Distrito Metropolitano de Quito, al norte del centro de la ciudad de Quito. La principal atracción del lugar es el monumento a la Mitad del Mundo, el cual tiene como finalidad el resaltar la ubicación exacta de la línea ecuatorial o ecuador, del cual el país toma su nombre, y destacar también la misión geodésica franco-española del siglo XVIII que ubicó el sitio aproximado por el cual pasa la línea equinoccial. También se encuentra el Museo Etnográfico Mitad del Mundo, un museo sobre la etnografía indígena de Ecuador. Una pequeña ciudad que rodea el monumento actúa como centro turístico, ofreciendo una réplica de una ciudad colonial española llamada "Ciudad Mitad del Mundo". Dentro de la Ciudad Mitad del Mundo existen cuatro pabellones con exposiciones permanentes. El Pabellón Guayasamín el cual posee una exposición de diferentes obras del famoso maestro pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín. Otro de los pabellones es el Pabellón de Francia, donde se encuentra el Museo Geodésico Francés. En este se exhibe toda la información sobre los estudios de la Misión Geodésica e información sobre la Academia de Ciencias de París. También está el Pabellón del Sol donde se expone información sobre las ciudades de Guayaquil y Cuenca, las dos ciudades más importantes del Ecuador aparte de su capital, Quito. Otros atractivos turísticos permanentes son el Planetario, una maqueta de todo el Quito colonial en miniatura, y el Insectarium: el Primer Museo Entomológico del Ecuador, donde se está recopilando toda la inmensa y diversa entomofauna existente en Ecuador. Hay exposiciones de insectos vivos y disecados.

Además de estas atracciones permanentes, los fines de semana y festivos siempre se realizan festivales musicales, presentaciones de danza y otras expresiones artísticas en la plaza del pueblo.  Eso si no se pierdan los sabrosos helados de paila: les sugiero los de mora, uvilla (aguaymanto) y guanábana. La visita concluye con El edificio sede de Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) edificio que representa un hito histórico para el fortalecimiento del proceso de la integración suramericana.

En la noche hice una visita a La Virgen de El Panecillo, también conocida como Virgen de Quito por el nombre de la escultura en la que está inspirada, este monumento está ubicado sobre la cima de la colina de El Panecillo, una peculiar elevación con forma de un pan pequeño que se encuentra emplazada en pleno centro de la urbe y sirve de telón de fondo al Centro Histórico, las vistas panorámicas de la ciudad son impresionantes.

Mi segundo día empezó con la visita a la laguna de San Pablo en la zona baja del Volcán Imbabura. Desde aquí se puede acceder a miradores naturales como el Lechero y el Mirador Mira Lago ubicado en la panamericana sur (3km antes del control de Cajas) desde donde se tiene una vista panorámica de las comunidades que le rodean. En las orillas de este lago se encuentran diferentes parroquias como: González Suárez, San Pablo, San Rafael y sus comunidades. El relieve que presenta el lugar es plano con algunas ondulaciones. Luego me dirigí a Atuntaqui una ciudad de 21.286 habitantes ubicada en la provincia de Imbabura, en la región norte de Ecuador. A solo 10 minutos de Ibarra, siguiendo al norte por la Panamericana, famosa por sus fábricas textiles, artesanía y por ser la tierra de la “fritada” un plato típico de la gastronomía de Ecuador, su componente principal es la carne de cerdo frita, acompañados de papas enteras hervidas, mote o choclo cocinado, cebollas y tomate en encurtido y plátano maduro frito, también se acostumbra acompañarlos con habas cocinadas, en resumen una delicia para el paladar. La siguiente parada Otavalo, una ciudad de la provincia de Imbabura; situada a 110 kilómetros al norte de la ciudad de Quito, la cual ha sido declarada como “Capital intercultural de Ecuador” Este valle andino es hogar de la etnia indígena kichwa de los Otavalos, famosos por su habilidad textil y comercial, características que han dado lugar al mercado artesanal indígena más grande de Sudamérica. La Plaza de Ponchos o Plaza Centenario, colorido mercado artesanal más grande de Sudamérica, es un sitio de confluencia a donde gente de todas partes del mundo llega para admirar la diversidad y habilidad artesanal y comercial. Luego toco enrumbar a Ibarra la capital de la provincia de Imbabura, ciudad edificada en las faldas del volcán Imbabura que lleva el mismo nombre de la provincia. Ibarra es la ciudad con el aire más puro en Ecuador y segunda de Latinoamérica. También Ibarra es conocida cooficialmente como la "Ciudad de la Luz" del Ecuador, esto en mención a su imponente lumínica en parques, barrios, avenidas, callejuelas y principalmente en el distrito histórico de la ciudad el cual es el cuarto centro histórico más grande del Ecuador. Ibarra también es conocida por sus dulces las famosas nogadas y los arropes de mora y de uvilla (aguaymanto) así como jaleas de guayaba y dulces de alfañiques conocidos localmente como melcochas. Muchas mujeres ibarreñas conservan esta dulce tradición que constituye un atractivo para propios y extraños. Los tradicionales lugares de venta ubicados en el Antiguo Cuartel tienen un producto especial, “hecho en Ibarra”.

Mi tercer día en Quito empieza con mi vista al centro histórico, ubicado en el centro sur de la ciudad de Quito, sobre una superficie de 375,2 hectáreas (3,75 km²), y es considerado el conjunto histórico mejor conservado y uno de los más importantes de América Latina. Tiene alrededor de 130 edificaciones monumentales (donde se aloja una gran diversidad de arte pictórico y escultórico, principalmente de carácter religioso inspirado en un multifacética gama de escuelas y estilos) y cinco mil inmuebles registrados en el inventario municipal de bienes patrimoniales. Me impresiono La Basílica del Voto Nacional la obra más importante de la arquitectura neogótica ecuatoriana y una de las más representativas del continente americano, luego recorrí la Plaza de La Independencia con su Catedral Metropolitana y El Palacio de Carondelet sede del Gobierno y residencia oficial del presidente de la República del Ecuador. Iglesia de La Compañía y convento de La Compañía de Jesús de Quito, es un complejo clerical católico ubicado en la esquina formada por las calles García Moreno y Sucre. La portada de su templo mayor, labrada totalmente en piedra volcánica andesita, está considerada como una de las más importantes expresiones de la arquitectura barroca en el continente americano y el mundo. Iglesia de San Francisco, es el más grande de los conjuntos arquitectónicos existentes en los centros históricos de las ciudades de América Latina al momento de mi visita parte de la plaza de la iglesia esta clausurada por los trabajos de la estación de metro de Quito.

El cuarto día de mi estadía en Quito fue visitar Papallacta ubicado a 60 km al este de la ciudad de Quito. Este lugar ofrece un encanto especial, la naturaleza que lo rodea, sus cálidas aguas termales y el trato amable de su gente, hacen que sea una excelente opción para quienes desean relajarse lejos del bullicio de las grandes ciudades. Es un lugar tranquilo y acogedor, el paisaje es perfecto, sobre todo al percatarse como las altas montañas cubren en su totalidad el valle con vegetación de páramo. Papallacta cuenta con una variedad de complejos turísticos, entre los cuales se destaca los baños Termales de Papallacta, que le ofrece aguas termales que surgen de profundas capas geológicas a través de fisuras hasta llegar la superficie, con todo su potencial saludable. Las aguas de los baños termales se caracterizan por poseer un alto grado de pureza, contienen un alto porcentaje de sulfatos, cloruros, sodio, calcio y rastros de magnesio. Un viaje relajante lleno de salud y energía recomendado para todos los turistas.

Mi quinto día me toco conocer los atractivos modernos de Quito que empezó por mi visita al mercado de Sangolquí a degustar el famoso hornado, nombre con el que se conoce a un plato típico de la serranía ecuatoriana; hace referencia a un alimento compuesto por cerdo cocinado al horno. Llamo la atención el orden y limpieza del mercado todo un espejo; lo contrario a los muladares y desordenados mercados piuranos; un ejemplo a imitar para nuestras autoridades. Luego enrumbe a conocer la Cima de la Libertad. Allí está el Templo de la Patria, un museo militar, pedagógico e histórico que recuerda la lucha por lograr la independencia, desde este lugar se puede disfrutar de unas hermosas vistas panorámicas del norte, el centro y el sur de Quito. El museo consta de tres plantas. En la primera está la Plazoleta Cívica 24 de Mayo, en donde se realizan actos oficiales como el relevo de guardia. Allí llegan también los chicos de escuelas y colegios, en lo que se conoce como romerías educativas. La segunda es el museo, que consta de cinco salas. La tercera es el área de la terraza, desde donde se puede apreciar la ciudad desde un punto más alto y mirar a plenitud la réplica de un mural de Eduardo Kigman. Detrás está un ágora que se usa para actos culturales. Me llamo la atención la Sala de la Batalla de Pichincha En el centro de esta sala se ve una maqueta que ilustra el recorrido del Ejército patriota, al mando de Antonio José de Sucre. Incluye batallas y combates previos en Camino Real, Tanisahua, Yaguachi, Tapi, Ibarra, entre otros. Además, en una de las paredes hay un mapa conceptual que ubica las fechas, lugares y hechos de cada una de las batallas, hasta llegar a la de Pichincha, el 24 de Mayo de 1822.  En urnas de cristal están maniquíes con los uniformes de los miembros de la guardia presidencial de países como Argentina, Paraguay, Bolivia, Chile, entre otros. En dos vitrinas especiales están los uniformes de las campañas independentistas de Ecuador y de Argentina. Llena de emoción ver la bandera peruana del Libertador San Martin presente en el pabellón de División del sur dirigida por el general Santa Cruz y las banderas de los batallones Trujillo y Piura. Luego de conocer el Templo de la Patria la siguiente parada fue al otro extremo de la ciudad a conocer el Teleférico de Quito; el más alto de Sudamérica. Parte desde los 2,950 msnm hasta llegar a los 4,050 msnm: durante su recorrido el visitante puede observar el cambio de vegetación en los Andes, a lo largo de sus 2.5 Km de recorrido, el teleférico de Quito ofrece a sus visitantes 18 cabinas con una medida de 1.60 metros de ancho por 2 de alto, elaboradas en acrílico polarizados, con capacidad para seis personas, son las encargadas de llevarlos en este viaje especial y lleno de emoción.  En sus tradicionales cabinas podrán admirar la ciudad desde las alturas una experiencia full adrenalina.

Mi sexto y último día de mi visita a Quito participe de copiloto en una competencia de autos clásicos desde Quito hasta la parroquia rural de Perucho conocida como la ‘Vilcabamba’ de Quito, un acogedor lugar donde la gente vive de la agricultura; se dedica a la siembra de mandarina, tomate de árbol y paltas (aguacates). Me llamo la atención la excelente infraestructura vial de la provincia de Pichincha empezamos por autopistas de ocho, cuatro y dos carriles todas totalmente asfaltadas y en óptimas condiciones; extrañe los huecos y baches de las pistas de Piura; esta competencia de autos clásicos culmino en el Parque La Carolina que con sus 67 Ha de terreno, es uno de los “parques urbanos” en medio de la ciudad, más grandes de Quito. Posee una amplia infraestructura que incluye: canchas para deportes varios, trayecto atlético, circuito de bicicrós, pista de patinaje, juegos infantiles, áreas de ejercitación, un pequeño lago con botes, estacionamientos y más. Me llamo la atención durante mi recorrido por el parque los disputados partidos de ecuavóley por parte de la juventud quiteña; el ecuavóley es una variante del voleibol originaria de Ecuador. Es muy popular entre la comunidad ecuatoriana repartida por el mundo la cual practica esta variante local y culmino con broche de oro visitando al mítico Estadio Olímpico Atahualpa corazón deportivo del Ecuador.

Luego de estar una semana; llega la hora de retornar a casa; quedaron muchos atractivos por conocer; así prometo regresar. Gracias Quito por tu hospitalidad y acogida. 

¡Estas son las últimas Noticias Destacadas!
¡Noticias Locales Destacadas!
¡Noticias Regionales Destacadas!
¡Noticias Nacionales Destacadas!
¡Noticias Destacadas de Economía!
¡Otras Noticias Destacadas!
¡Caricaturas, Fotos, Infografías y Vídeos Destacados!