Suelen presentarse casos de indigestión por comilonas

  • Durante las celebraciones de fin de año es recomendable recurrir a la moderación y, además, al agua y frutas, así como a la actividad física.
  • La alimentación es un proceso social porque se realiza dentro de un espacio donde se comparte con personas de nuestro entorno familiar, laboral y amical.

Las cenas de Navidad y de Año Nuevo son de significativa importancia porque se basan en la tradición familiar, la religión católica y la cultura peruana. Por ello es impensable celebrar estos acontecimientos sin tener en la mesa: pavo, lechón o ambos; panetón, mayormente untándolo con mantequilla o mermelada; chocolate con leche; champagne o vino para brindar, o también gaseosas e incluso cervezas, en algunos casos.

Cuando la salud está perjudicada por los excesos de ciertos alimentos durante la vida, acompañada de un estilo de vida poco saludable, como el sedentarismo, estas fiestas se ven limitadas, por ejemplo, en consumo de azúcares para los diabéticos y obesos, o el consumo de sal para los hipertensos.

Para evitar tener problemas de salud o en todo caso, una indigestión por una comilona que inició siendo agradable, pero que termina siendo lo contrario, María Marull, jefa de la Carrera de Nutrición de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), comentó algunas consideraciones que se deberían tener en cuenta.

Es importante considerar las calorías (nombre usual) o Kilocalorías (nombre técnico). Cada persona tiene una necesidad calórica que le permite realizar sus actividades del día y estar saludable, cuando no hay un equilibrio entre lo que se ingiere y lo que se gasta es que se produce la malnutrición (desnutrición cuando se come menos, o sobrepeso/obesidad cuando se come más).

“En las fiestas de fin de año, tan solo la cena de celebración tiene las calorías de todo el día, pero la persona no ha dejado de consumir su desayuno, su almuerzo y su lonche, por ello hay que ser conscientes de lo que consume”, dijo la especialista de la UPCH.

Agregó que las calorías pueden provenir de los azúcares (carbohidratos), de las grasas (lípidos) y solo en caso de que no se brinde al cuerpo los anteriores, las proteínas cumplen este rol. Asimismo, estas preparaciones tienen muchos azúcares (panetón, chocolate, gaseosas) y grasas (panetón, chocolate, plato principal), el tema es que al comerlos juntos y en cantidades significativas provocan adicción.

“Para disfrutar de nuestras cenas por fiestas de fin de año tendríamos que recurrir a la moderación y además al agua y frutas, antes y durante las cenas, así como a la actividad física, antes y después de las cenas, evitando las gaseosas y cervezas que son muy calóricas y no proporcionan nutrientes al cuerpo (calorías vacías)”, comentó María Marull.

Finalmente, la especialista recomendó, en la medida de lo posible, adelantar el momento de las cenas para dar opción al cuerpo a que las utilice y no las almacene si es que inmediatamente se va a dormir. Lo ideal sería separar las cenas de las chocolatadas con panetón para que no haya un exceso calórico que se traduzca en un exceso de peso considerable.

Más detalles:

  • Panetón (80 gramos) = 280 calorías (de 1 panetón se corta en 11 tajadas).
  • Panetón (80 gramos) = 4 panes fránces (si se consume con mantequilla es como 6 panes).
  • Gaseosa + panetón = 25 gramos de azúcar, lo recomendado es 10 gramos al día.
¡Estas son las últimas Noticias Destacadas!
¡Noticias Locales Destacadas!
¡Noticias Regionales Destacadas!
¡Noticias Nacionales Destacadas!
¡Noticias Destacadas de Economía!
¡Otras Noticias Destacadas!
¡Caricaturas, Fotos, Infografías y Vídeos Destacados!