Y permitirá incrementar los ingresos

ADEX considera que el gobierno debe revertir urgentemente la caída de la presión tributaria, que en el 2017 llegó a 13.4%, la más baja de los últimos 6 años.

En el 2016 el sector informal estaba conformado por 6 millones 878 mil unidades productivas y el 72% de la Población Económicamente Activa se desempeñaba en un empleo informal, por lo que no sorprende que la presión tributaria en el 2017 haya sido del 13.4%, la más baja de los últimos años. Por ese motivo, el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Juan Varilias Velásquez, planteó la urgencia de poner en marcha la reforma tributaria.

“El incumplimiento tributario refleja la informalidad de nuestro país, que en parte es el resultado de los bajos niveles de productividad, en especial de las pequeñas y micro empresas. La reforma tributaria debe apuntar a reducir sustancialmente la informalidad, incrementar el cumplimiento tributario y eliminar las distorsiones existentes en nuestra economía”, dijo.

Comentó que la pobreza es, en parte, una consecuencia del sector informal y baja productividad que se refleja en productos poco competitivos y bajos ingresos los cuales no son suficientes para que gran parte de  las unidades productivas puedan cumplir con sus obligaciones tributarias y laborales.

“Como ADEX estamos trabajando una serie de propuestas que apuntan precisamente a reducir la informalidad y potenciar la actividad exportadora, una de ellas tiene que ver con las llamadas Zonas Económicas Especiales que permitirá a la inversión privada tener un escenario más favorable,  elevar sostenidamente la productividad de las empresas y generar valor agregado. Esta iniciática la presentaremos próximamente”, precisó.

A su turno, el jefe de Investigación del Centro de Investigación de Economía y Negocios Globales –CIEN-ADEX, Marcel Ramírez, opinó que para reducir la informalidad se deben recuperar los niveles de presión tributaria, pues en los últimos 6 años ha caído permanente, pasando de 17.3% en el 2012 a 13.4% en el 2017.

“Los menores recursos obtenidos por el Estado han conducido a un déficit fiscal superior al 3% del PBI y con ello a menores recursos para financiar las políticas y los programas a favor del desarrollo del país. El objetivo es mejorar la presión tributaria ampliando la base tributaria y en simultáneo implementar políticas que promuevan la mayor productividad y competitividad de las empresas, especialmente de las pequeñas y medianas empresas, para que se formalicen y den un mayor aporte sostenido al fisco”, mencionó.

Puntualizó que un nivel óptimo de presión tributaria es el que permite al Estado contar con los recursos necesarios para destinarlos a la inversión y gasto público, considerando las brechas no cubiertas en lo social y productivo. “Mientras mayor sea la presión tributaria, mayor será la capacidad de gasto para ejecutar proyectos de inversión y programas de ayuda social”, añadió.

Pobreza en el país

Marcel Ramírez recordó que más del 50% de personas en condición de pobreza trabaja en la agricultura, principalmente; y en la pesca tradicional, mientras que la población ‘no pobre’ se desempeña mayoritariamente en el sector servicios. Asimismo, de cada 100 personas consideradas pobres, 81 trabajan en microempresas en las que existe un alto grado de informalidad. Solo 6 de cada 100 trabajan en grandes empresas.

En cuanto a las regiones, comentó que el número de personas de bajos recursos es inferior en la costa respecto al resto del país. La pobreza y las exportaciones no tradicionales estarían inversamente relacionadas, pues en la costa se da el 90% de las exportaciones no tradicionales y su nivel de pobreza es de 12.8%, mientras que en la sierra solo el 8% son de despachos con valor agregado y el 31.7% de su población está en pobreza. En la selva sólo el 1% es de productos no tradicionales y la pobreza afecta al 27%.

Esta relación inversa es explicada principalmente por las condiciones favorables para las actividades productivas en la Costa respecto a la Sierra y Selva; capital humano calificado, acceso a materias primas e insumos, acceso a mercados y mejor conectividad, entre otros.

En ese sentido, Ramírez insistió en la necesidad de un trabajo conjunto (sector público y privado) a fin de potenciar las actividades productivas orientadas a las exportaciones no tradicionales en la sierra y selva y así reducir sus altas tasas de pobreza e informalidad. Esta colaboración público-privada debe considerar la complementariedad de ambos sectores en función de su particular especialización, con un enfoque de socios estratégicos.

¡Estas son las últimas Noticias Destacadas!
¡Noticias Locales Destacadas!
¡Noticias Regionales Destacadas!
¡Noticias Nacionales Destacadas!
¡Noticias Destacadas de Economía!
¡Otras Noticias Destacadas!
¡Caricaturas, Fotos, Infografías y Vídeos Destacados!